En el marco del 32 aniversario de la muerte de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, el embajador salvadoreño en Panamá, Arnoldo Bernal, en compañía del cónsul general, Héctor Amaya, se reunió con el rector de la Universidad de Panamá, Gustavo García de Paredes, para coordinar las actividades en conmemoración al líder religioso que ambas instituciones llevarán a cabo de forma conjunta.

“Del 28 al 30 de marzo, la Embajada de El Salvador y la Universidad de Panamá realizarán una serie de eventos para recordar la muerte de Monseñor Romero, en las que se espera la participación del obispo auxiliar de El Salvador, Gregorio Rosa Chávez”, dijo el embajador salvadoreño, Arnoldo Bernal.

Por su parte, el rector universitario considera que es de mucha importancia para la institución que él representa conmemorar la muerte de Monseñor Romero, quien se ha convertido, a nivel internacional, en símbolo de esperanza para los pueblos oprimidos.
Monseñor Oscar Arnulfo Romero nació en El Salvador en 1917. Fue ordenado sacerdote y posteriormente arzobispo de San Salvador en 1977. Optó por la defensa de los derechos humanos al lado de los pobres, proclamó incansablemente la dignidad de la persona humana y denunció con valentía los abusos y la represión contra las organizaciones, comunidades cristianas y el pueblo, en general. Fue asesinado el 24 de marzo de 1980 mientras oficiaba una homilía en la capilla del hospital “La Divina Providencia” en San Salvador.

Varios países y organismos internacionales que contribuyeron a la suscripción de los Acuerdos de Paz en El Salvador fueron reconocidos públicamente  el pasado 2 de febrero por la embajada salvadoreña en Panamá. En el acto participó el ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Roberto Henríquez.

“La firma de los Acuerdos de Paz en El Salvador es un ejemplo a seguir a nivel internacional. Para Panamá fue un gusto haber sido parte de las iniciativas para este proceso, como lo fue el Grupo de Contadora, y fue un gusto, también, haber acogido a miles de salvadoreños durante la guerra”, manifestó el ministro Henríquez, y agregó: “Panamá siempre estará dispuesta a tenderle la mano a la hermana República de El Salvador”.

Para el embajador salvadoreño en Panamá, Arnoldo Bernal de Chévez, los Acuerdos de Paz son “un referente para la democracia en El Salvador y un punto de partida para su desarrollo”. Asimismo, agradeció a las naciones y organismos que hicieron posible la consolidación de la paz en el país y les entregó un diploma como reconocimiento al apoyo brindado para poner fin al conflicto.

El evento se realizó en el marco del XX aniversario de la firma de los Acuerdos Paz y contó, además, con la presencia de la representante de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Panamá, Abigaíl Castro de Pérez,  el procurador de la Administración Pública en Panamá, Óscar Ceville, representantes del cuerpo diplomático y organismos internacionales.

Asimismo, asistieron compatriotas residentes en este país e invitados especiales, como la señora Nora viuda de Ungo, quien fuera compañera de vida de Guillermo Manuel  Ungo, personaje importante en la consecución de la paz.

Los Acuerdos de Paz se firmaron el 16 de enero de 1992 en Chapultepec, México.

La Plaza Iberoamericana de las Banderas en la ciudad de Panamá se pintó de azul y blanco el pasado 31 de enero al realizarse el acto de Homenaje a la Paz, organizado por la Embajada de El Salvador en Panamá, en el marco del XX aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz.

“Los acuerdos de Paz en El Salvador generan la esperanza de un nuevo pacto de nación que permitan derrotar la violencia que se infiltra, hoy en día, por las fronteras del país. También sirven de esperanza para superar las vulnerabilidades que producen desastres, enfocando esfuerzos y recursos a la construcción del desarrollo y bienestar”, expresó el embajador de salvadoreño en este país, Arnoldo Bernal Chévez, quien, además, agradeció a la ONU y a los distintos países protagonistas del proceso de paz en la nación.

Mientras que la directora encargada de Política Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá,  Irene Ábrego, resaltó “el esfuerzo de El Salvador en alcanzar la paz” y destacó la participación de su país en las iniciativas para terminar con las guerras en la región centroamericana, a través del Grupo de Contadora y el Grupo de Río.

En el evento participaron funcionarios del gobierno panameño, embajadores, representantes de organismos internacionales y salvadoreños residentes en el hermano país.

Luego de las palabras ceremoniales, centenares  de globos azules y blancos fueron lanzados al cielo por la concurrencia.

La firma de los Acuerdos de Paz en El Salvador en 1992 puso fin a más de una década de conflicto armado que dejó un saldo de alrededor de 75 mil personas fallecidas.

La Embajada de El Salvador en Panamá habilitó desde el lunes 23 de enero el Libro de Firmas que conmemora el XX aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, como parte de las actividades que la sede diplomática realiza para celebrar el histórico evento.

El libro recogerá el sentir y pensar de funcionarios del Gobierno de Panamá, Cuerpo Diplomático, representantes de organismos internacionales, la comunidad salvadoreña en ese país y diversas personalidades y amistades panameñas sobre el suceso histórico.

Cabe recordar que Panamá integró en 1983, junto con Colombia, México y Venezuela, el Grupo de Contadora, establecido para promover la paz en Centroamérica, especialmente en El Salvador, Guatemala y Nicaragua, países que vivían conflictos armados que amenazaban con desestabilizar a la región.

El libro de rúbricas estará abierto hasta el viernes 3 de febrero. De esta manera, la Embajada de El Salvador en Panamá se suma a las actividades que el Ministerio de Relaciones Exteriores mantendrá durante todo el año en conmemoración del acuerdo que puso fin a doce años de guerra.

Página 16 de 16